George Gordon Byron (1788-1824)

Lord Byron

1788 El 22 de enero, Londres, Inglaterra nació George Gordon Noel Byron también conocido como Barón de Byron. Es considerado unos de los más conocidos poetas románticos ingleses, junto a Percy Bysshe Shelley y John Keats, dos de sus contemporáneos.  Su padre, el aristócrata  «Mad Jack» Byron se casó por puro interés con la madre de Byron, descendiente de una noble y antigua familia escocés, la que lo dejó después de que él le había gastado toda su fortuna. Byron nació con un defecto en su pierna y pasó los primeros años de su infancia en la pobreza en Aberdeen, Escocia. Cuando su padre y su abuelo murieron, Byron heredó el título de los dos y se convirtió en adicto de la mala vida y de las fiestas.

1801-1805 Hizo los estudios primarios en Harrow.

1805 Desde octubre empezó los cursos del colegio Trinity College de Cambridge y fue un modelo de juventud desperdiciada en los placeres, en un montón de vicios incluyendo un romance con su media hermana. Siempre siguió escribiendo en general por las mañanas, temprano, después del desvelo de la fiesta anterior.

1807 Su primer volumen publicado, llamado „Horas ociosas” es prueba de su actitud hacia la escritura la que considera un pasatiempo aristocrático y también revela su preferencia por las formas neoclásicas de versificación de Alexander Pope, cosa que lo aparte de los poetas románticos de la época.

1809-1811  A los veinte y un años, Byron se embarcó en un viaje de dos años, así como solían hacer los jóvenes caballeros, pasando por Portugal, España, Albania, Grecia y Constantinopla. La experiencia de los paisaje y de las culturas exóticas fueron la base para el diario de viaje y las confesiones Las peregrinaciones de „Childe Harold”. Los dos primeros cantos fueron publicados en 1812 y fueron recibidas con elogios estruendosos. El personaje de Harold que siempre se ha confundido en la mente del público con la imagen del mismo Byron encarnaba el temperamento y la actitud del héroe byroniano alienado, el que luego había se ser presentado en varios poemas narrativos como  „El Giaour”, „La novia de Abidos” y „El Corsario”. Se convirtieron en bestsellers en toda la Europa y América y junto con ellos, Byron, el que se volvió famoso en la literatura europea. En muchos sentidos el héroe de Byron y el propio Byron era una encarnación de Werther de Goethe, estableciendo así un prototipo que ha permanecido tano en la literatura como en el cine.



1812-1816 Durante estos años, Byron se implicó en varias historias amorosas muy conocidas como la que tuvo con Lady Caroline Lamb y también contrajo matrimonio con Annabella Milbanke que lo dejo después de un año. El escándalo provocado por la relación obligó a Byron a dejar para siempre Inglaterra junto con una fuente aparentemente inagotable de objetivos satíricos que han de surgir más tarde en sus obras sobre la hipocresía inglés, la estupidez y la pretensión untuosa de la sociedad literaria que lo había atacado. En Italia y Suiza, Byron siguió ser implicado en escándalos resonantes. El famoso verano pasado en la orilla del lago Ginebra en compañía de Percy Bysshe Shelley y Mary Shelley se concretizó en la obra „Frankenstein”. Byron siguió ampliando el poema „Childe Harold” y escribió otras obras importantes como „Manfred” (1817), „La visión del juicio” (1821), una sátira devastadora acerca del poeta inglés Robert Southey. En la primera parte de su exilio Byron perfeccionó su estrofa específica, la octava, que utilizó sobre todo en el poema „Beppo” (1818), una sátira de las costumbres venecianas y también en su más importante poema „Don Juan” que había comenzado en 1818 y siguió a trabajar hasta el día de su muerte. El poema describe las aventuras del español Juan en su recorrido europeo por Grecia, Constantinopla, luego en la corte de Catalina la Grande (en donde se convierte en el amante de la reina) y finalmente en Inglaterra. El relato le sirvió a Byron como vehículo flexible para revelar todas la facetas de su personalidad compleja y también para satirizar a la sociedad contemporánea. Aunque su poema llega rara vez en la misma profundidad de otros grandes poetas, Don Juan dispone de toda la energía y vitalidad del hombre que sigue fascinando al lector.

El hecho de que Byron ha revelado tanto de sí mismo y de su propio mundo al público receptivo en ambas versiones justicia su ubicación entre las más fascinantes presencias en la literatura universal.

1824 El 9 de abril, George Gordon Noel Byron falleció en Missolonghi, Grecia. Su muerte fue causada por una fiebre mientras participaba en la guerra de independencia de los griegos en contra del dominio turco.

Jane Welsh Carlyle, en su carta para Thomas Carlyle dijo: „Si me hubieran dicho que el sol o la luna se habían desparecido del cielo, no me hubiera quedado deslumbrada en silencio como cuando entendí el mensaje horrible de las palabras: „Byron murió””.



El impacto que sintió Jane Carlyle al averiguar la noticia de la temprana muerte de Byron es solamente uno de los muchos testimonios de sus contemporáneos y demuestra abiertamente el reconocimiento de Byron en la época. Él no era un genio, sino un fenómeno literario, cuya vida y leyenda eran sin falta relacionadas con su actividad como superestrella y celebridad literaria: „una mañana me desperté y descubrí que soy famoso”, decía Byron hablando sobre el impacto que han tenido sus primero cantos de „Childe Harold”.

Ninguna otra personalidad del siglo XIX no alcanzó a ser un espíritu tan dominante en la consciencia de la época como llegó a ser Byron. Junto con él, el héroe byroniano con la actitud de repudiado y los excesos sentimentales entró en el patrimonio mundial. La influencia de Byron se encuentra en varios escritores como Jane Austin y Mark Twain. La grandeza de Pushkin proviene de Byron y su influencia es evidente en la forma de personajes como el Heathcliff de Emily Bronte, Rochester de Charlotte Bronte y Ahab de Melville. Byron se convirtió  para bien o para mal, en uno de los mitos más persistentes de la literatura, en la definición del papel y del poder  de atracción del artista y también en una actitud hacia la vida misma.

La personalidad destacable y la biografia de Byron son inseparables dentro de sus poemas. En realiad, él mismo fue su más grande creación y los versos fueron solamente un acompañamiento de su vida pública y privada en la cual, como decía Matthew Arnold: „miles de personas han contado cada gemido, y Europa ha asignado su juramento”.[1]

 

 

Bibliografía:

1 - George Gordon Byron (1788-1824), ro.biography.name

  • Created on .
  • Last updated on .
  • Hits: 1001